jueves, 23 de febrero de 2017

El cuervo y el pavo

En una tarde de verano, se encontraron en el claro de un bosque, un pavo y un cuervo que siempre se estaban peleando, cuestiones tan diversas como, por ejemplo, cuál de los dos volaba mejor. Para dejar clara esta cuestión que tanto les preocupaba, se lanzaron al aire a una carrera, acordando que el que llegara el primero, tendría siempre la razón.

-Estoy pensando una cosa –dijo el pavo con cierta malicia: - Eres tan negro y tan feo, que nadie te quiere, Y no solo eso, sino que todos piensan que tu presencia da mala suerte y te alimentas de cosas que dan bastante asco. Apártate de mi lado, pues verte volando tan cerca de mí, me causa bastante repulsión.

-Siento que mi presencia, lo que me sirve de alimento o cualquier otro detalle mío, te cause tantos problemas –digo el cuervo con tono un tanto triste, - pero lo que aquí estamos intentando decidir, es cuál de los dos vuela mejor, para que se terminen de una vez por todas, nuestras tontas peleas.

MORALEJA
Guárdate de los necios, pues cuando no encuentran defectos, atacan cualquiera de tus cualidades
El cuervo y el pavo
Leer más...

miércoles, 22 de febrero de 2017

El galán y la dama

En el París del siglo XVIII, había un apuesto galán, por el que todas las mujeres de la capital suspiraban. Una fama, que no solo debía a su belleza, sino a la enorme cantidad de trajes que formaban parte de su ropero. Tal era su obsesión por la moda, que para cada ocasión un nuevo traje estrenaba y las mejores joyas de los orfebres de la ciudad, adornaban su pecho y sus manos.

Pero tanto derroche le acabó pasando factura, ya que el día del cumpleaños de su dama más querida, en lugar de las últimas joyas creadas por los más elegantes orfebres, se ve obligado utilizar unas hebillas de estaño. Convencido de que nadie notaría el cambio, se presentó muy ufano en la fiesta de la dama.

- ¡Que hermosas hebillas de plata portáis en vuestras botas esta jornada! ¡Su fulgor es tan intenso como el del mismo sol! –dijo la dama con evidente sorpresa.

- Claro está, que no hay en París, nadie con mejor gusto para el vestir que vos

MORALEJA
Al que buena fama le precede, cualquier cosa le aplauden.
El galan y la dama fabulas con enseñanzas
Leer más...

jueves, 17 de noviembre de 2016

El erudito y el ratón

En la habitación de un famoso erudito, vivía desde hace mucho tiempo un ratón, que se divertía comiéndose todo aquello que el sabio hombre, escribiese en un papel.

A pesar de utilizar a un gato con gran fama de cazador de ratones, las más diversas trampas y dejar en todos y cada uno de los rincones, cosas que pudieran gustarle a tan molesto habitante, las cosas continuaron de la misma manera.

Y eso no fue lo peor que le pasó al erudito, ya que no contento con comerse todo lo que hubiera manuscrito, el ratón comenzó a roer algunos de los valiosos volúmenes impresos de su colección.

- ¡Que desgraciado soy en esta vida! –exclamaba con gran desesperación el erudito- Podía soportar que este maldito roedor se comiera todo lo que escribo, pero lo de mis libros es ya demasiado.

Desde este mismo momento, ningún papel de color blanco entrará en mi habitación. Si tanto le gusta roer el papel con el que escribo a este perverso ratón, encontrará en él su muerte
.

MORALEJA
Es bueno criticar de forma moderada a quien se quiere; conviene ser severo contra aquello que se considere ofensivo
El erudito y el ratón
Leer más...

miércoles, 16 de noviembre de 2016

El lobo y el pastor

Había una vez un lobo, al que le pareció una buena idea departir con un pastor, para demostrarle que no era tan malo como todo el mundo afirmaba. A pesar de que sus razones estaban muy bien fundamentadas, el pastor continuaba mirándolo con el mismo recelo de siempre.

Sin otra alternativa, comenzó a relatarle todas y cada una de las virtudes que tenían las diferentes partes de su cuerpo.

De su piel le indicó que es capaz de ayuda a curar muchos males humanos y que ningún insecto es capaz de penetrarla. En sus uñas, dijo que estaba el secreto para curar el mal del ojo y que con sus dientes se podían realizar un sinfín de cosas.

Cansado de escuchar tan cansino parloteo, el pastor se levantó airado y le contesto:

- ¡Malvado animal! ¿Cómo te atreves a estar hablando tan animadamente conmigo? Después de todo el daño que me han causado los de tu especie a mis animales, poco o nada me interesa las virtudes que puedan tener tus uñas o dientes.

MORALEJA
No intentes tapar tus errores con buenas palabras
El lobo y el pastor
Leer más...
Si te gusta lo que lees, danos un +1