martes, 28 de julio de 2015

El camello que estercolo en el rio


anuncio
Después de una larga siesta de bajo de una frondosa palmera, un camello se puso en marcha para regresar a su hogar. Tras un rato caminando, se encontró con que debía pasar por un caudaloso río, por el que todos los animales debían de cruzar con mucho cuidado para evitar que la fuerte corriente los arrastrara hasta el fondo. Cuando estaba en la mitad de la corriente, su barriga avisó que necesitaba vaciarse y aunque no deseaba realizar esas cosas en ese lugar, dejó que sus excrementos salieran fuera de su cuerpo.

Muy aliviado, continuó su camino por las peligrosas aguas del río, cuando de repente los excrementos que hasta hace unos segundos habían estado dentro de su cuerpo, acudían a su encuentro flotando por la superficie de las cristalinas aguas del río. Sorprendido por este inesperado encuentro dijo:

-Qué extraña puede ser la vida. Yo que pensaba que expulsando esto de mi cuerpo no iba a volver a verlo jamás y en unos segundos lo tengo pasando delante de mis ojos.
MORALEJA
Valora siempre a los que sean mejores en sus puestos, ya que de los corruptos se ocupan otros.
El camello que estierco en el rio
Te puede interesar: Los bueyes y el eje de la carreta

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Si tienes alguna fabula o creación literaria propia que quieres que te lo publiquemos aquí, pues solo es necesario que nos las envié

Si te gusta lo que lees, danos un +1