viernes, 28 de noviembre de 2014

La zorra y el leñador


anuncio
Una zorra que huía de los cazadores cuando llegó a la cabaña de un leñador y le rogó que le diese cobijo para escapar de una muerte segura. El hombre aceptó y le dijo que se guareciese en su cabaña.

No tardaron los cazadores en llegar allí, y preguntar al leñador si había visto a la zorra que perseguían. Este les respondió:

No, no he visto ninguna zorra por aquí”, pero al tiempo que pronunciaba estas palabras, señalaba con disimulo la cabaña donde se había escondido el animal.

Los cazadores, sin embargo, no entendieron el motivo de sus señas y fiándose de su palabra, prosiguieron su búsqueda alejándose de allí.

Cuando la zorra vio que el peligro había pasado, salió de allí y se alejó sin cruzar palabra con el leñador. Este, viéndola alejarse, le reprochó que se marchara sin agradecerle el haberle salvado la vida, a lo que la zorra replicó:

“Estaría encantada de darte las gracias si en verdad tus manos y tu boca hubieran dicho lo mismo”

MORALEJA
Lo que tus palabras digan, que tus actos no contradigan
La zorra y el leñador fabula infantil
Te puede interesar: La zorra a la que se le llenó el vientre
Si te gusta lo que lees, danos un +1