El padre y sus dos hijas

Esta es la historia de un padre que tenía dos hijas muy queridas. Una hija se casó con un agricultor y la otra con un fabricante de ladrillos. Al tiempo, el padre decidió ir a visitar a sus dos hijas.

Primero visitó a la casada con el agricultor, luego de saludarla le preguntó que cómo se sentía, a lo que ella respondió: -Padre estoy bien, lo único es que le pido a Dios que nos dé días lluviosos y húmedos para mantener el huerto siempre verde.

Luego visitó a su otra hija y le hizo la misma pregunta, a lo que ella respondió: -Padre estoy bien, lo único es que le pido a Dios que nos dé días soleados y sin lluvias para mantener los ladrillos secos.

Al regresar, el padre terminó muy preocupado por no saber a cuál hija ayudar con sus deseos. Ya que ayudando a una perjudicaría a la otra. Mejor era dejar las cosas según el destino y que ellas sean felices a su manera.

MORALEJA
Tratar de favorecer a todas las personas a la vez no es una buena idea ya que es difícil complacerlas y termina uno complicado y preocupado
El padre y sus dos hijas fábulas para aprender

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Si tienes alguna fabula o creación literaria propia que quieres que te lo publiquemos aquí, pues solo es necesario que nos las envié

Si te gusta lo que lees, danos un +1