El perro y la liebre

Cierto día un perro junto a su dueño salieron de caza, encontrandose al poco tiempo a una liebre que estaba disfrutando tranquilamente de unas nutritivas hierbas.

Escondido detrás de unos matorrales, el perro se lanzó hacia la liebre y aunque está intentó escaparse a la carrera, el perro le dió en muy poco tiempo caza, comenzando ponerle sus dientes alrededor del cuello un rato y al siguiente lamer toda la cara de la liebre con una enorme ternura.

Así pasaron largas horas, hasta que la liebre harta de soportar los constantes cambios de humor de su captor, le dijo muy enfadada:

- ¡Acaba ya con este juego que llevas horas practicando conmigo! Si me quieres convertir en tu cena muérdeme de una vez por todas, pero si no está en tu ánimo hacerlo, bésame para dejarme libre, pero no me sigas torturando de esta manera tan cruel.

Necesito saber de una vez por todas qué es lo que eres exactamente, para intentar luchar por mi vida por última vez o permitir que me sigas lamiendo tan amorosamente
.

MORALEJA
Sigue siempre tus principios.
El perro y la liebre
Nueva fábula infantil: El perro y la almeja

1 comentario :

Si tienes alguna fabula o creación literaria propia que quieres que te lo publiquemos aquí, pues solo es necesario que nos las envié

Si te gusta lo que lees, danos un +1