lunes, 24 de octubre de 2016

Fabula: La lechera (Esopo)


anuncio
Alegremente iba una lechera hacia el mercado del pueblo, donde pensaba vender la leche que llevaba en su jarra.

La mañana luminosa y el dulce canto de los pájaros hacían soñar a nuestra pobre lechera, quién mientras caminaba con paso ligero, iba conformándose a sí misma con estas fantasías:

- Con el dinero que me produzca la venta de esta leche me compraré un canasto de huevos. De ellos sacaré más de cien pollitos, y cuando llegue el verano los venderé con gran ganancia. Tanto ganaré que me podré comprar un lechón, al que criaré con gran cuidado y alimentaré con todo esmero. Cuando esté muy gordo, lo llevaré al mercado y lo venderé a un alto precio. Allí mismo, y al contado,compraré una hermosa vaca con su ternero, el que alegrará mis horas de descanso con sus carreras y juegos.

Asi de alegres y esperanzados eran los pensamientos de la buena mujer.

Su alegría no tenía límites; era tanta, que saltaba de contenta. En uno de esos saltos, tropezó con 1 piedra y la jarra rodó haciéndose añicos y volcando todo su contenido sobre la tierra del camino.

¡Adiós huevos, pollos, lechón, vaca y ternero! ¡Pobre lechera! 'Junto con la leche derramada se había ido sus ilusiones!

MORALEJA
Muchas veces el exceso de fantasía nos impide situarnos en la realidad
Fabula: La lechera (Esopo)

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Si tienes alguna fabula o creación literaria propia que quieres que te lo publiquemos aquí, pues solo es necesario que nos las envié

Si te gusta lo que lees, danos un +1