viernes, 20 de noviembre de 2015

El labrador y el águila


anuncio
Camino de su casa un labrador escuchó unos terribles lamentos de un animal. Tras un rato de afanosa búsqueda, encontró a una enorme águila que había sido atrapada por el cepo de un cazador. Extasiado por su tamaño y belleza, la liberó con sumo cuidado de la trampa, permitiendo que alzara el vuelo.

El animal, que apreciaba el gran gesto que había tenido el hombre con ella, observando que estaba sentado delante de un muro que estaba próximo a derrumbarse, se dirigió hasta él y le quitó con una de sus garras la cinta con la que evitaba que el sudor resbalase por su cara.

Al ver al águila con su cinta, el hombre se levantó para intentar recuperar lo que le había robado. Cuando ambos se había alejado lo suficiente del lugar, el animal soltó la cinta; la agarró el labrador, y al intentar volver al lugar en el que estaba, vio con sorpresa como muro en que estaba apoyado se había derrumbado.

Fue entonces cuando cayó en la cuenta de que el águila no quería robarle, sino agradecerle su buen proceder
MORALEJA
Se siempre agradecido con bienhechores e intenta agradecerles de la misma manera su proceder
El labrador y el águila

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Si tienes alguna fabula o creación literaria propia que quieres que te lo publiquemos aquí, pues solo es necesario que nos las envié

Si te gusta lo que lees, danos un +1