viernes, 7 de agosto de 2015

El buey y el mosquito


anuncio
En una calurosa noche de verano, un buey disfrutaba tranquilamente de un merecido descanso en su cuadra. Por una de sus ventanas, abiertas para que el habitáculo se ventilara y los animales no se sintieran tan encerrados, se coló un pequeño mosquito.

Tan cansado estaba de revolotear de un lado para otro, que decidió posarse en el primer lugar que fuera capaz de encontrar. Quiso el destino que lo primero que se cruzara en su camino fueran los enormes cuernos del buey.

Tras recorrerlos desde la base hasta la punta y descansar sus cansadas alas, el mosquito emprendió de nuevo el vuelo, no sin antes preguntarle al animal que tan amablemente le había permitido tomarse un respiro, si estaba contento porque al fin hubiera decidido abandonar su cuerno.

Extrañado ante esta pregunta, el buey le contestó al mosquito:

-No estoy contento ni descontento con tu marcha, ya que hasta que no me has hablado, ni siquiera sabía que estabas ahí parado. Así que, si no he notado tu presencia, tampoco creo que me sea demasiado pesada tu ausencia.

MORALEJA
No darle nada a la vida, te convierte en alguien insignificante.
El buey y el mosquito cuento corto

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Si tienes alguna fabula o creación literaria propia que quieres que te lo publiquemos aquí, pues solo es necesario que nos las envié

Si te gusta lo que lees, danos un +1