domingo, 3 de mayo de 2015

El perro y el cocinero


anuncio
Organizó un cocinero una espléndida cena para celebrar la buena suerte de una de sus amistades y su familia. Su perro, para no ser menos que su dueño, también decidió convidar a un amigo a llenarse la panza.

- Te invito a cenar esta noche a mi casa- le dijo alegremente el perro del cocinero-

Feliz por tan extraordinario acontecimiento, el perro acudió tan rápido como la noche hizo acto de presencia. Al ver la enorme cantidad de comida que había en la fiesta, no pudo dejar de decirse a sí mismo:

- He de aprovechar esta magnífica ocasión para llenar mi estómago todo lo que pueda. Con tal cantidad de comida, no tendré la necesidad de alimentarme durante días.

Absorto en sus pensamientos, no vio llegar al cocinero, el cual al ver al desconocido perro caminando por su cocina, lo agarró de las patas traseras y lo lanzó sin ninguna contemplación por la ventana. Al darse cuenta de la falta de suelo bajo sus patas, el perro comenzó a aullar tan escandalosamente, que los perros que se encontraban bajo la ventana le preguntaron:

- ¿Tanto has comido para dar esos alaridos?

- Me encantaría contestar a vuestras preguntas, pero con tanta comida, no sé por dónde he llegado a la calle.

MORALEJA
No te fíes de la generosidad con la que otros ofrecen las cosas de los demás
El perro y el cocinero
Nuevo cuento corto: El hombre al que mordió un perro

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Si tienes alguna fabula o creación literaria propia que quieres que te lo publiquemos aquí, pues solo es necesario que nos las envié

Si te gusta lo que lees, danos un +1