domingo, 30 de noviembre de 2014

La zorra y la careta vacía


anuncio
Andaba un día una zorra a la búsqueda de alimentos cuando dio con una casa que parecía estar vacía. Acuciada por el hambre decidió entrar y registrarla por si en su interior pudiese encontrar algo que echarse a la boca, a pesar del peligro que suponía poder encontrar habitantes en su interior.

Pero en la casa, que pertenecía a un actor, no encontró ni habitante ni alimento alguno, nada más que los utensilios de trabajo de éste. Trajes, pelucas y todo tipo de herramientas y vestuario que servían al actor para dar vida a sus personajes fueron lo único de valor que halló en aquel lugar.

Intrigada la zorra por hallar ropajes lujosos en hogar tan miserable, continuó mirando entre los baúles y finalmente dio con una máscara artísticamente trabajada que de inmediato llamó su atención por su belleza. La zorra la tomó entre sus patas, y observándola, dijo para sí misma:

“¡No cabe duda alguna de que es esta una hermosa cabeza! Pero qué lástima que no tiene sesos”

MORALEJA
Con buen juicio más se gana que con apariencias vanas
Si te gusta lo que lees, danos un +1