viernes, 17 de octubre de 2014

El cabrito y el lobo


anuncio
Saliendo la cabra del establo para marchar a pastar al prado, dejó encargo a su hijo el cabrito de que no abriese a nadie la puerta, porque feroces animales rondaban y podían entrar y devorarlo.

Ten cuidado con el lobo porque tratará de entrar aprovechando mi ausencia. Mantén la puerta cerrada y no hagas caso de sus palabras. Es astuto y buscará el modo de convencerte para que le abras, pero ten por seguro que si lo haces, será tu perdición” Marchó la cabra confiada en que su pequeño seguiría su consejo y no tardó en aparecer por allí el lobo. Advirtiendo que el cabrito se encontraba sólo, ideó un modo para tratar de engañarlo y que le permitiese el paso al establo.

Abre hijo mío, soy tu madre!” Dijo el lobo, fingiendo la voz de la cabra Pero su voz era ronca y el cabrito no cayó en el engaño

Sé que no eres mi madre sino mi enemigo y que si abro esta puerta no dudarás en devorarme. Así que márchate de aquí porque por más que insistas no te abriré

MORALEJA
Sigue el consejo de tus padres para vivir tranquilo, si los desobedeces te acecharán grandes peligros
El cabrito y el lobo Fabulas cortas
Cuento corto a leer: El lobo y el perro flaco
Si te gusta lo que lees, danos un +1