El burro y los libros

Cierto día mienstras un burro pastaba en un prado halló de casualidad y tirado en la pradera unos libros que seguramente algún muchacho descuidado había perdido.

"Si yo me comiera estos libros", -dijo para si el orejudo, aprendería muchas cosas sin trabajo y seria un sabio. Y dejando la hierba, se puso a masticar alegremente los libros. hasta concluir con todos ellos.

Desde aquel instante el burro se sintió lleno de saber, y orgulloso, fuese a donde estaban sus compañeros a quienes anunció que les iba a dar algunas lecciones.

Las bestias le rodearon, esperando con atención la ensenaza que les iba a dar el burro. Pero este permaneció largo rato con la boca abierta, sin saber que decir, hasta que por fin dió un rebuzno desagradable y ridiculo.

Los borricos, al oir aquello, rebuznaron en coro, burlándose del burro tragalibros, a quien echaron a coces de su compañia, para que fuera a digerir los libros a otra parte.

MORALEJA
No basta leer mucho: es preciso comprender lo que se lee
clasica lectura infantil: EL burro y los libros

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Si tienes alguna fabula o creación literaria propia que quieres que te lo publiquemos aquí, pues solo es necesario que nos las envié

Si te gusta lo que lees, danos un +1