martes, 8 de noviembre de 2016

El oso, la mona y el cerdo


anuncio
En un lejano país, un enorme oso pardo, ensayaba sin descanso, para intentar perfeccionar el baile que con tanto ahínco le había enseñado su dueño. Tan centrado estaba en su tarea, que no se dio cuenta que una mona lo observaba con detenimiento.

- ¿Qué tal lo hago? –preguntó ansioso el oso-

-Bastante mal –le dijo la mona con desdén.

-Discúlpame mona, pero no creo que baile tan mal como tú dices. ¿Acaso no me muevo con gracia y salero?

Quiso el destino que por allí pasara un cerdo, al cual le pareció tan estupenda la danza que estaba realizando el oso, que no paraba de lanzarle toda clase de palabras elogiosas. Al descubrir la identidad de su tan fervoroso admirador, el oso cesó de bailar y poniéndose muy serio, reflexionó en voz alta de esta manera:

-Cuando la mona vino y me dijo que lo hacía fatal, dudé de mis capacidades y de mi capacidad de aprendizaje; pero si un cerdo, piensa que bailo tan estupendamente, es porque mi forma de moverme es bastante pésima.

MORALEJA
Si alguien que conoce bien la materia, te dice que no lo estás haciendo bien, no prestes tus oídos al que solo quiere agradarte
El oso, la mona y el cerdo

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Si tienes alguna fabula o creación literaria propia que quieres que te lo publiquemos aquí, pues solo es necesario que nos las envié

Si te gusta lo que lees, danos un +1