lunes, 23 de noviembre de 2015

El lechón vanidoso


anuncio
En una gran familia de cochinos, vivía un pequeño lechón vanidoso, que se creía con el derecho de dirigir a todo el mundo. Tan fiero pensaba que era, que gruñía y le enseñaba sus dientes a todo el que pasaba por su lado, sin conseguir el resultado que él esperaba.

- Nadie me respeta, ni hace caso a lo que le digo –se lamentaba el lechón-. Marcharé lejos en busca de alguien que sepa apreciar mis cualidades.

Tras un par de horas de marcha se encontró con unas verdes montaña, en las que pastaba un rebaño de corderos, a los que decidió unirse tras ver la gran aceptación que tenía su presencia.

Una tarde apareció por allí un lobo, que hizo huir a los corderos. El lechón, al desconocer la amenaza que suponía, fue fácilmente apresado por el lobo. Justo cuando pasaba por su antiguo hogar, el cerdito se puso a gritar pidiendo socorro. Reconociendo su voz, los cerdos se lanzaron contra el lobo, consiguiendo que este lo soltara rápidamente.

Viéndose liberado el lechón dijo:

- En lo malo o en lo bueno, es mejor estar con nuestros amigos y gente más cercana, pues son los que nos ayudarán sin reservas.
MORALEJA
Antes de cambiar de lugar, infórmate bien de cuáles son sus costumbres
El lechón vanidoso

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Si tienes alguna fabula o creación literaria propia que quieres que te lo publiquemos aquí, pues solo es necesario que nos las envié

Si te gusta lo que lees, danos un +1