lunes, 22 de diciembre de 2014

El rico y el curtidor


anuncio
Un hombre rico se mudó a vivir a un pueblo y compró una casa cerca de la que tenía un curtidor, que desarrollaba allí su tarea. Nada más instalarse se percató de que el olor de la curtiduría le resultaba insoportable, pero como se trataba de un hombre poderoso, en lugar de marcharse él, presionó al curtidor para que fuera éste el que se trasladase a otro lugar.

Al curtidor no le gustaba mucho la idea de tener que marcharse a otro sitio, pues ya llevaba muchos años allí, por lo que, cada vez que el rico le emplazaba a marcharse, él contestaba con excusas una y otra vez, aplazando su salida:

No se preocupe, pronto me iré” repetía

El tiempo pasaba y el curtidor no terminaba por marcharse nunca, pero el hombre rico, lejos de apremiarle, cada vez se acostumbraba más al fuerte olor de la curtiduría, hasta terminar por no sentir ninguna molestia. Debido a esto, dejó de insistirle en su requerimiento y el curtidor pudo permanecer donde siempre había estado.

MORALEJA
Hasta de la pesadumbre el hombre llega a hacer costumbre
El rico y el curtidor
Si te gusta lo que lees, danos un +1