viernes, 7 de noviembre de 2014

El viento y la leña


anuncio
Prendió el fuego en un trozo de leña, y viéndose éste convertido en brasa, llamó de inmediato a su amigo el viento para que acudiese en su ayuda

¡Amigo mío, haz algo, antes de que perezca por efecto del calor. Si sigo así terminaré por convertirme en un montón de cenizas!

El viento, viendo el apuro en que se encontraba su amiga la leña, acudió en su ayuda de inmediato.

Allá voy, no te preocupes, soplaré y soplaré con todas mis fuerzas para salvarte” Pero el viento al soplar no hizo más que avivar el fuego, que se hizo aún más fuerte.

Sopla más, por favor! No dejes de soplar porque no duraré mucho aguantando este calor

El viento redobló sus esfuerzos, pero al poco tiempo, aquella leña no era sino un trozo de madera chamuscado que terminó por deshacerse en cenizas. Al comprobar que con su esfuerzo había hecho más daño que bien, el viento marchó muy lejos pensando en la desgraciada suerte que había sufrido su amiga la leña

MORALEJA
Al que desdichado es, todo le pasa al revés
El viento y la leña
Si te gusta lo que lees, danos un +1