lunes, 24 de febrero de 2014

El naufrago


anuncio
Conjuntamente a mas pasajeros, viajaba por agua un hombre rico. Rápidamente, por motivos de una inesperada y agitada tormenta, comenzó vertiginosamente a llenarse de agua el barco.

Durante el tiempo en que las demás personas, con su denuedo, trataban de ponerse a salvo nadando, el hombre rico, imploraba a cada momento a la diosa Atenea, le ofrecía toda clase de dádiva y sacrificios si por su medio conseguía ponerse a salvo.

Una de las victimas del náufrago que lo escuchaba le dijo:

-Pide a la diosa Atenea, pero asimismo a tus brazos.

MORALEJA
Cuando pidas ayuda en tus problemas, primero demuestra que ya estás trabajando para solucionarlos.
El naufrago

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Si tienes alguna fabula o creación literaria propia que quieres que te lo publiquemos aquí, pues solo es necesario que nos las envié

Si te gusta lo que lees, danos un +1