La diosa y el árbol

Cierto día, estos dioses tienen la idea de elegir un árbol para cada uno y así poder cuidarlos y protegerlos por el resto de sus vidas.

Y así fue, Júpiter escogió la encina, Venus eligió el mirto, Hércules luego de mucho pensarlo, tomó el álamo. Y así sucesivamente, cada dios tuvo su propio árbol. Minerva, la diosa de la sabiduría es la última en escoger un árbol.
Minerva fue muy cuidadosa al elegir un árbol, por eso fue la última; su sabiduría la llevó a estudiar todas las cualidades de cada árbol, y al elegir un árbol le dice a los demás: “yo elijo el olivo, ya que da gran cantidad de frutos muy útiles”.

El dios Júpiter al escuchar la respuesta de Minerva la apoya “Tienes toda la razón, y ya veo porque eres aplaudida por tu sabiduría. Es cierto, si en las cosas que hacemos no encontramos un beneficio para nuestro ser, entonces sería tonto hacerla por vanidad”.

MORALEJA
La moraleja del día de hoy es que evitemos que nuestras acciones no tengan sentido en nuestras vidas. Así como Minerva, tenemos que ser cautelosos para hacer algo. Que lo que escojamos siempre sea útil para nosotros y las demás personas
Fábula: La diosa y el árbol

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Si tienes alguna fabula o creación literaria propia que quieres que te lo publiquemos aquí, pues solo es necesario que nos las envié

Si te gusta lo que lees, danos un +1