martes, 15 de noviembre de 2016

La abeja y el cuclillo


anuncio
En una apacible mañana de primavera, una abeja salía de su colmena para, recolectar la preciada miel que alimentara a las nuevas generaciones de abejas obreras. Al llegar a un precioso prado rodeado de árboles, un cuclillo cantaba despreocupadamente.

Tras un buen rato en el lugar, la abeja le dijo:

- Te pido por favor que dejes de cantar, pues tu horrible voz, impide que pueda concentrarme en mi labor. Nada en ese mundo me resulta más molesto que tu cansino e interminable cucú.

- Siento escuchar esas palabras de tu boca-respondió- ya que te tenía por una abeja más inteligente. Al igual que tú, yo tampoco le encuentro demasiada variación en el panal que tú haces. De hecho, no podría distinguir entre algo nuevo y algo viejo, ya que todo es lo mismo.

- A nosotras no nos hace falta cambiar la forma en la que construimos los panales, ya que le damos más importancia a que sea útil antes que tenga formas diferentes. Sin embargo, deberías estar mucho más preocupado por ti, ya que para lo que tú haces, es necesario introducir cambios para evitar aburrir a los demás.

MORALEJA
En la variedad esta el gusto, no en la monotonía
Cuento para leer: La abeja y el cuclillo

2 comentarios :

  1. Hola amigo la moraleja es: --> La variedad es requisito indispensable en las obras del buen gusto

    ResponderEliminar

Si tienes alguna fabula o creación literaria propia que quieres que te lo publiquemos aquí, pues solo es necesario que nos las envié

Si te gusta lo que lees, danos un +1