martes, 11 de octubre de 2016

La cigarra y la hormiga - Fábula de Samaniego


anuncio
Era un verano hermoso y caluroso, una estación perfecta para disfrutar en compañía, jugar cantar y disfrutar del rico sol , una cigarra así pensaba y pues disfrutaba cada instante del verano cantando y jugando con las coloridas flores mientras el sol resplandecía.

La juguetona cigarra cortó algunas flores y se las llevó a su amiga la hormiga para que jugaran juntas, pero la hormiga solo pensaba en trabajar y trabajar, pues aprovechaba la estación para recaudar toda la comida que podía. Era la mejor manera de prepararse para un invierno, pero por más que lo explicaba la cigarra no entendía.

La cigarra insistente le decía:

¡amiga hormiga, deja ya de trabajar! Disfrutemos del sol, juguemos y cantemos, descansa un poco y yo cantare para ti” Pero la pequeña hormiga no quería y le decía:”amiga cigarra deja de perder el tiempo y aprovecha esta estación para trabajar todo lo que puedas le decía mientras transportaba en su menuda espalda grano tras grano de comida”.

La cigarra solo quería cantar y jugar, la hormiga le volvió a advertir: pronto llegara el invierno y será imposible trabajar por eso debemos prepararnos, ¡vamos, aun tienes tiempo! Recoge provisiones déjate ya de holgazanería” ,pero la cigarra seguía cantando sin hacer caso a su amiga.

Hasta que llego el frio invierno tan intenso y feroz, que los árboles se secaban ya casi sin hojas y caía copos de nieve mientras el viento soplaba y soplaba, los campos estaban tan heladas que casi era imposible caminar sobre ella, la cigarra sin comida y de frio vio a lo lejos la casa de su amiga la hormiga y decidió ir a pedirle ayuda.

amiga hormiga por favor dame posada en tu caliente casita, muero de hambre y de frio compárteme tu comida yo no tengo nada”, la hormiga le respondió: “- no puedo ayudarte , he trabajado para sobrevivir este invierno mientras tú te dedicabas a perder el tiempo, yo hasta madrugué para que nada me faltara y ahora puedo descansar , no puedo hacer nada por ti, si te doy mi comida no quedara para mí”.

“Pues ahora disfruta tu invierno si no te preparaste no es culpa mía, muchas veces te lo advertí “, luego le cerró la puerta para que aprenda la lección.

MORALEJA
Si pierdes el tiempo jugando todo el día, puede que te arrepientas más tarde
La cigarra y la hormiga historia de feliX samaniego

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Si tienes alguna fabula o creación literaria propia que quieres que te lo publiquemos aquí, pues solo es necesario que nos las envié

Si te gusta lo que lees, danos un +1