lunes, 17 de octubre de 2016

El bandido y el leon


anuncio
Un hombre que cargaba con muchísimos delitos sobre su conciencia, tenía que vivir huyendo constantemente de la justicia.

Encontrábase una vez en una ciudad en la que había cometido una de sus fechorías cuando creyéndose descubierto, tuvo que escapar para evitar que le prendieran.

Pensó que lo más seguro sería dirigirse al pueblo vecino donde nadie lo conocía; para ello tenía que atravesar una zona extensa y complemtamente desierta. A mitad de camino, y surgiendo de detrás de unos arbustos, se le apareció un enorme león.

Al verlo, el bandido sintió pánico indescriptible, y poniéndose de rodillas, exclamó:

"-¡Oh! ¡inútil es tratar de escapar de nuestro destino! He cometido muchas picardía, pero la justicia de la cual he pretendido vanamente huir se presenta ante mi en la forma de este terrible león dispuesto a devorarme"

Tan asustado estaba el bandido, que no advertía que el león, que era en realidad bastante bonachón y tan noble como suelen serlo muchos de los de su especie, le miraba asombrado sin alcanzar a comprender que él mismo era la cuasa del pánico de auqel hombre, a quien no tenía la menor intención de hacerle daño.

MORALEJA
Quien tiene intranquila su concienca, encuentra en el temor su penitencia
El bandido y el leon

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Si tienes alguna fabula o creación literaria propia que quieres que te lo publiquemos aquí, pues solo es necesario que nos las envié

Si te gusta lo que lees, danos un +1