viernes, 8 de abril de 2016

El asno y el cochino


anuncio
En una granja había un Asno que sentía celos del Cerdo que vivía a su lado. Todos los días miraba a su vecino con envidia y se repetía a sí mismo:

- Ojala yo pudiera vivir como él. Todo el día engullendo toda la comida que quisiera, sin preocuparme del tiempo que haga fuera y descansando tranquilamente a la hora que deseara. En lugar de esa vida tan cómoda, yo tan solo recibo poco descanso, comida escasa y más de un palo todos los días. Hay que ver que injusta es la vida.

Una tarde, cuando el Asno volvía a su cuadra tras un día de pesado trabajo, se dió cuenta de que el Cerdo no estaba en su lugar

Intrigado por esta situación, decidió esperar acontecimientos. Al día siguiente, antes de partir a trabajar escuchó hablar a sus amos acerca de lo delicioso que les había parecido el cochino. Muy sorprendido por la suerte de su envidiado vecino, el asno reflexionaba de la siguiente manera:

- ¡Hay que ver que tonto he sido! Yo que deseaba ser como el cerdo y mira qué final más malo ha tenido.
MORALEJA
No desees la suerte de tu vecino, ya que nunca sabes que puede estar esperándole a la vuelta de la esquina
El asno y el cerdo

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Si tienes alguna fabula o creación literaria propia que quieres que te lo publiquemos aquí, pues solo es necesario que nos las envié

Si te gusta lo que lees, danos un +1