miércoles, 15 de julio de 2015

La golondrina y el hijo prodigo


anuncio
Tras gastarse todo el dinero que sus padres le habían dejado como herencia, un hijo pródigo volvió a su lugar de origen con la única compañía de un lujoso manto para arroparse. Casi llegando a la que un día fue la casa de sus antepasados, pasó ante sus ojos una juguetona golondrina, que había llegado antes de tiempo.

Pensando que a punto estaba de llegar la calurosa primavera, y que con ella no iba a tener que utilizar más el pesado manto que tanto tiempo llevaba acompañándole, se acercó al pueblo más cercano para venderlo en el mercado.

Pero, desafortunadamente para él, las condiciones meteorológicas cambiaron tan bruscamente, que el aire era tan frío como los días más rudos del largo invierno. Muerto de frío, se encontró en su camino a la golondrina, tan congelada como él. Muy enfadado con ella le dijo:

-¡Maldita seas golondrina! Por hacer caso a tu estúpido sentido de la orientación, he vendido la única cosa que me daba calor y podía procurarme algo de riqueza cuando ya no la necesitara.

MORALEJA
Ten en cuenta cual es el mejor momento para realizar lo que desees
La golondrina y el hijo prodigo

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Si tienes alguna fabula o creación literaria propia que quieres que te lo publiquemos aquí, pues solo es necesario que nos las envié

Si te gusta lo que lees, danos un +1