lunes, 27 de abril de 2015

El lobo y el labrador


anuncio
Después de pasar toda la mañana trabajando en sus campos, el labrador dirigió a sus bueyes a refrescarse en el abrevadero. Mientras estos descansaban del peso del arado, apareció un famélico lobo buscando algo que poder llevarse a la boca.

Nada más acercarse al arado, el lobo comenzó a chupar los bordes del yugo para engañar a su estómago con el sudor de los bueyes. Tan entusiasmado estaba lamiendo, que no se dio cuenta de que acababa de meter su cabeza en el interior del yugo. Al verse atrapado comenzó a correr en todas direcciones, arrastrando el arado por el surco realizado anteriormente por los bueyes.

Minutos después volvió el labrador con su pareja de bueyes y al ver tan sorprendente escena, le gritó al lobo.

- ¡Ay, lobo insensato, que feliz me harías si en lugar de correr asustado para liberarte de tan pesada carga, estuvieras trabajando de verdad arando mis campos o los de los mis vecinos, en lugar de estar acosando a los animales que nos hacen la vida un poco más fácil!

MORALEJA
En ocasiones, los malvados parece estar obrando bien, pero su naturaleza siempre los acaba descubriendo
El lobo y el labrador

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Si tienes alguna fabula o creación literaria propia que quieres que te lo publiquemos aquí, pues solo es necesario que nos las envié

Si te gusta lo que lees, danos un +1