martes, 3 de febrero de 2015

El marido y la mujer de mal genio


anuncio
Vivía en un pueblo un hombre honrado que tenía un hijo muy bueno, aunque pobre, y otro rico que tenía una hija bella pero que era un demonio, tanto que nadie quería casarse con ella. El hijo del primero pidió como favor a su padre que intercediera para desposarse con ella, y éste, extrañado lo hizo, aunque mucha más extrañeza mostró el padre de la moza que no entendía que nadie quisiera tomar a su hija por esposa por su mal carácter.

Tuvo lugar la boda finalmente y llevaron a la novia a casa del marido. Como era costumbre prepararon la cena a los novios, les pusieron la mesa y los dejaron solos en su casa hasta el día siguiente. En cuanto quedaron solos se sentaron a la mesa, y antes que ella pudiera decir nada, miró el novio a su alrededor y vio a un perro, a quien se dirigió de malas maneras “¡Perro, danos agua a las manos!

Como es normal el perro no lo hizo y el novio cada vez más enojado, siguió insistiendo en que les diese agua a las manos. Entonces se levantó muy enfadado, y dirigiéndose al animal, le cortó la cabeza. La misma maniobra hizo luego con un gato y un caballo, y como quiera que estos tampoco le obedecieron sufrieron el mismo final.

Furioso y lleno de sangre volvió el marido a la mesa, jurando que si en esa casa alguien más osaba desobedecerle, su cabeza terminaría rodando también por el suelo. Entonces volvió los ojos hacia su mujer y con la espada en la mano:

Levántate y dame agua a las manos

La mujer, que ya se veía decapitada, se levantó rauda y veloz y le dio agua a las manos. A la mañana del día siguiente fueron los parientes a la casa y al no oír ruido alguno, temieron que el novio estuviera muerto o herido.. Pero cuando la novia les vio acercarse les dijo con gran temor:

Silencio, que mi marido duerme! Callad, y no hagáis ruido que si no moriremos todos!

Cuando el suegro habló con el novio y este le explicó como había logrado domar a su hija, quiso este obrar del mismo modo y mató a un gallo que no le obedecía. Pero su mujer le dijo:

Tarde te has acordado, pues ya de nada te valdrá matar cien gallos; ahora que te conozco

MORALEJA
Si al principio no te muestras como eres, no podrás hacerlo cuando tú quisieres
El marido y la mujer de mal genio
Si te gusta lo que lees, danos un +1