viernes, 6 de febrero de 2015

El loco y el sabio


anuncio
Había un loco que tenía la costumbre de perseguir a un sabio arrojándole piedras. Un día, cansado ya de aquella enojosa práctica, el sabio decidió acabar con ella, para lo que se acercó al loco y le dijo:

Me hace gracia tu capricho de tirarme piedras, así que en agradecimiento voy a regalarte una moneda de plata. Pero te aconsejo que no te tomes la molestia de continuar haciéndolo porque no me queda más dinero con el que recompensarte. Seguramente aquel hombre que pasa por allí tendrá con qué pagarte y mejor harás en dirigirte a él.”

Deseoso el loco de ganar más dinero de una forma tan fácil siguió el consejo del sabio y se dirigió hacia el caminante que éste le había indicado para lanzarle más piedras.

Pero el hombre, al que el sabio conocía muy bien, era famoso por gastar muy mal genio, así que, en vez de darle una moneda de plata, lo que hizo fue agarrar al loco y propinarle tal garrotazo que lo dejó muy mal herido.

MORALEJA
Quien del enemigo se libra con una argucia, demuestra poseer por virtud la astucia
El loco y el sabio
Si te gusta lo que lees, danos un +1