jueves, 15 de enero de 2015

La comadreja y los ratones


anuncio
Había una comadreja, que debido a su avanzada edad y sus muchas enfermedades, no era ya capaz de cazar ratones como antaño. Pensó entonces que su única forma de lograrlo sería utilizar la astucia, y así se rebozó en harina para simular ser alimento y se dejó caer en una esquina en penumbra para evitar ser reconocida. Un ratón, pasando por allí, supuso que era comida, y saltó sobre ella, con lo que la comadreja lo agarró y lo devoró al instante.

Viendo que su treta funcionaba la repitió varias veces y varios ratones, uno tras otro, terminaron convirtiéndose en su alimento. Pero un ratón mayor y con mucha experiencia por haber evitado toda clase trampas y ratoneras, observó desde lejos en vez de acercarse sospechando que aquello no era lo que parecía ser. Y desde una distancia segura le dijo:

¡Ah, mañosa! ¡Aunque yaces ahí llena de harina, siempre te reconoceré

! Y desde ese día la comadreja no pudo cazar ningún ratón más al conocer estos su triquiñuela

MORALEJA
La vejez y la experiencia son los padres de la ciencia
La comadreja y los ratones
Si te gusta lo que lees, danos un +1