martes, 6 de enero de 2015

El oso y el elefante


anuncio
Había una vez un circo que viajaba por todos los pueblos mostrando sus espectáculos para alegrar a las gentes. Con aquel circo viajaban un oso y un elefante que un día comenzaron a discutir sobre el hecho de que los hombres los obligasen a bailar.

El oso se quejaba amargamente de que siendo como es un animal serio lo tuviesen para ese tipo de menesteres, y sobre todo de que, pese a sus esfuerzos por agradar, se riesen de él y le hiciesen burla.:

Sabiendo que no son en mí naturales ese tipo de monadas, me obligan a bailar, y además luego me silban

El elefante que lo escuchaba con atención, le respondió:

No creo que tú a mí me ganes en formalidad, y sin embargo de mí no se ríen cuando bailo. Más bien al contrario, la gente se maravilla de que un animal tan pesado sepa mover los pies acompasadamente. Así que, amigo mío, el problema de que te silben y se rían de ti no es porque te hagan bailar, sino por lo mal que lo haces

MORALEJA
De poco sirven buenas intenciones, pues te juzgarán por tus acciones
El oso y el elefante
Nuevo cuento a leer: El camello y zeus
Si te gusta lo que lees, danos un +1