lunes, 12 de enero de 2015

El ciervo y la oveja


anuncio
Pidió una vez el ciervo a la oveja que le prestase un celemín de trigo. Esta no puso muy buena cara, y viendo el ciervo como recelaba, le dijo:

“No tienes motivo para desconfiar de mí, ya que soy un ciervo honrado y cumplidor. A pesar de todo, y para que estés más tranquila, me obligo a presentarte un fiador que me avale. De ese modo no tendrás nada que temer y podrás prestarme el trigo con la seguridad de que lo recuperarás llegado el momento”

"¿Y quién es ese fiador que ofreces como garantía?" preguntó la oveja intrigada.

"Es un lobo de la montaña que se pasea con frecuencia por estos prados y al que conozco desde hace años"

"¿Un lobo? – replicó la oveja- "¿Tu fiador es un lobo? Pues explícame ciervo a quien recurriré para recuperar mi trigo una vez se cumpla el plazo si decides no devolvérmelo. Si él no tiene más posesiones que sus dientes, y tú, los pies para escapar, ¿Qué seguridad es la que me ofreces?

MORALEJA
Examinar al que pide y sus fiadores, ahuyenta la peste de los malos pagadores.
El ciervo y la oveja
Fabula similar para leer: La oveja y el ciervo
Si te gusta lo que lees, danos un +1