viernes, 5 de diciembre de 2014

La rana gritona y el león


anuncio
Estaba el león cerca del lago saciando su sed como solía hacer a diario cuando de repente oyó a lo lejos un ruido muy fuerte que no supo identificar. Sin duda se trataba de un animal, y por el volumen de aquel sonido pensó que sin duda debía de ser uno muy importante y de gran tamaño.

Lo que ignoraba el león es que no se trataba más que de una rana gritona que gustaba de llamar la atención croando muy alto para que todos la oyeran desde muy lejos.

Intrigado por saber qué animal era el responsable de aquel alarido, se mantuvo atento durante un buen rato, hasta que volvió a escuchar el mismo sonido y vio que una rana salía del pantano henchida de orgullo por comprobar como todos los animales la miraban y se fijaban en ella.

Enojado por aquella actitud, se acercó a la rana y de un zarpazo la aplastó al tiempo que decía:

¡"Tú, tan pequeña que eres y vienes aquí lanzando esos tremendos gritos!”.

MORALEJA
Quien mucho gusta de hablar, nada interesante suele contar
La rana gritona y el león
Si te gusta lo que lees, danos un +1