sábado, 27 de diciembre de 2014

El toro y las cabras salvajes


anuncio
Un toro, al que perseguía un león, corría por el campo a toda velocidad para escapar de sus garras. Sabedor de que era menos dotado que éste en velocidad, se dio cuenta de que no tendría otra oportunidad para salvar su vida que esconderse en algún lugar fuera de su vista, y así buscó alguna cueva en la que refugiarse y poder despistarlo.

Entró el toro en una cueva pero, para su sorpresa, ésta no estaba deshabitada, sino que en ella vivían un grupo de cabras salvajes. Estas, al ver al toro entrar en la que era su guarida, quisieron expulsarlo de allí, y comenzaron al unísono a golpearlo con sus cornamentas.

Dolorido y acosado por las cabras, se dirigió a éstas para decirles:

"No es a vosotras a quien temo, sino a aquel que está a la entrada de la cueva esperando para devorarme. Así que por mucho dolor que me causéis al golpearme con vuestros cuernos, por bueno lo daré si con ello salvo mi vida".

MORALEJA
La insolencia de los débiles suele tolerar quien del castigo de los poderosos se quiere librar
El toro y las cabras salvajes
Si te gusta lo que lees, danos un +1