sábado, 29 de noviembre de 2014

La zorra y la serpiente


anuncio
Paseaba una zorra por un camino, cuando, de repente vio tumbada a los pies de un árbol a una serpiente dormida.

No pudo evitar la zorra pararse un momento a observar a la serpiente, quedando admirada de la longitud de su cuerpo. “Sin duda que esta serpiente es respetada por tener un cuerpo tan largo y esbelto. Seguramente, si yo tuviese un cuerpo como el suyo, todos los animales también me respetarían y admirarían”, pensó para sí misma.

Y sin dudarlo más, la zorra se echó sobre la tierra y comenzó a estirarse todo lo que pudo.

Pero como su esfuerzo resultó en vano, volvió a intentarlo colgándose del árbol. Con sus patas delanteras colgadas de una rama, se estiró una vez más haciendo toda la fuerza que le resultó posible, pero de tanto esfuerzo, la zorra terminó por desmayarse.

Tan mala fortuna tuvo que, al desmayarse, cayó sobre la serpiente a la que tanto envidiaba, quien, al despertar por aquel sobresalto, mordió a la zorra, acabando con su vida

MORALEJA
Imitar a los mejores sin tener sus condiciones suele ser motivo de grandes frustraciones
La zorra y la serpiente fabula de animales
Ver también La fábula de: La zorra y el leñador
Si te gusta lo que lees, danos un +1