miércoles, 26 de noviembre de 2014

La zorra a la que se le lleno el vientre


anuncio
Una zorra que estaba hambrienta andaba buscando algo que echarse a la boca cuando encontró unos pedazos de carne y de pan que unos pastores habían dejado escondidos en la cavidad de un árbol. Viendo tan apetitoso botín, la zorra no dudó en entrar en aquel agujero y comerse todos aquellos manjares para saciar su hambre.

Pero tanto comió la zorra y tan hinchado quedó su vientre después de darse semejante atracón, que cuando trató de salir al exterior comprobó que no podía. Entonces la zorra comenzó a gemir y lamentarse de su mala suerte:

Entré en este agujero para saciar mi hambre y ahora moriré encerrada aquí por esa misma razón

Pasó por allí otra zorra, y al escuchar sus lamentos se acercó para preguntarle qué le sucedía. Al escuchar sus explicaciones no pudo menos que reír y le dijo:

¿Esa es toda tu congoja?¡Pues entonces puedes estar tranquila, hermana, porque cuando tu tripa baje y vuelvas a tener tu forma original ,seguro que podrás salir fácilmente de ese agujero!

MORALEJA
La paciencia es de esas cualidades, que suele resolver muchas dificultades
Fabulas con moraleja
Nueva fabula infantil: Las zorras a la orilla del rio Meandro
Si te gusta lo que lees, danos un +1