viernes, 7 de noviembre de 2014

La hechicera


anuncio
Vivía muchos años atrás una hechicera que había aprendido sus artes de su madre y de su abuela. Con sus palabras y engaños ganaba mucho dinero engatusando a los tontos que creían en sus poderes.

Yo apartaré de vosotros la mala ventura, atraeré el amor y la riqueza a vuestras vidas y mantendré a raya la ira de los dioses

Acusada de hechicería, fue juzgada por un tribunal, que determinó su condena a muerte en la hoguera. El día señalado para su ejecución, hallábase la hechicera atada a la pira esperando su fatal suerte cuando un hombre se acercó hasta ella para preguntarle.

Mujer, ¿Dónde quedaron tus poderes?¿Cuál es la razón de que te veas ante un destino tan triste?¿Cómo es que tú, que decías ser capaz de apartar la ira de los dioses, no has podido librarte de la cólera de estos jueces que te han condenado a morir en la hoguera?.”

La hechicera, resignada ante su triste final, contestó con sinceridad

Porque los jueces no son tontos, amigo mío. Porque los jueces no son tontos

MORALEJA
Por más que uses las mañas, al inteligente no engañas
La hechicera
Si te gusta lo que lees, danos un +1