domingo, 2 de noviembre de 2014

La garza real


anuncio
Vivía una garza real cerca de un lago donde habitualmente encontraba su sustento. La garza paseaba majestuosa entre las aguas, orgullosa de sus esbeltas patas y su bella figura y consideraba que no había otro animal tan bello como ella en aquella laguna. Ni los pájaros ni los peces tenían su señorío y su porte.

De repente se cruzó ante ella un pequeño pececillo, y la garza, soberbia, lo miró con desdén diciendo: “No tendrás el honor de convertirte en mi alimento. Soy una garza real y merezco algo mejor que tú

Pasado un rato, la garza se encontró otro pez, más pequeño aún que el anterior. Aunque ya comenzaba a tener hambre, la garza volvió a negarse a hacer de aquel pequeño pez su comida

¿Abrir mi pico por tan poca cosa? Soy una garza real, no voy a rebajarme tanto

Durante horas la garza anduvo buscando un alimento que estuviese a su altura, pero no encontró ninguno. Cuando el hambre ya se hizo feroz y la garza flaqueaba de debilidad, encontró un pequeño gusano. La garza lo devoró con ansia tragándose junto a él su orgullo, aquel que le había impedido tomar piezas mejores y más suculentas

MORALEJA
Quien mucho quiere tener, por vanidad lo puede perder
La garza real Fábula
Si te gusta lo que lees, danos un +1