jueves, 6 de noviembre de 2014

El asno, el perro y el lobo


anuncio
Un hombre caminaba bajo el sol acompañado de su asno y su perro. Agotados por el esfuerzo, el hombre decidió hacer un descanso y quedó dormido en la pradera, al tiempo que el burro pastaba tranquilamente. El perro, hambriento al igual que el asno, le pidió a éste que se agachase un momento para poder alcanzar algunas de las viandas que transportaba en sus alforjas. A lo que el asno respondió:

¿Por qué no esperas un poquito a que el amo despierte y él te sirva la merienda?” dejando al perro hambriento y decepcionado

No pasaron más que unos minutos cuando por aquel prado apareció un lobo, que llevaba varios días sin probar alimento. Al ver al asno no se lo pensó dos veces y se lanzó a su cuello.

El borrico, entre grandes dolores, sólo acertó a decir “Socórreme compañero, o moriré aquí mismo

El perro, sin embargo, no hizo nada más que responderle “¿Por qué no esperas un poquito a que despierte el ama y sea él quien te socorra?

MORALEJA
Quien no presta oportuna ayuda, que no espere que a él acuda
El asno, el perro y el lobo fabula para niños
Fábula similar: El cabrito y el lobo
Si te gusta lo que lees, danos un +1