martes, 28 de octubre de 2014

Las ranas y los toros


anuncio
Dos ranas observaban desde el borde del estanque la pugna que mantenían dos toros bravos por su territorio. Los toros se embestían con furia y el chocaban sus astas el uno contra el otro tratando de derrotar a su rival. “¡Que tremenda riña!. Imagina qué sería de nosotras si una de esos animales viniese por aquí”- exclamó asustada una de las ranas Su compañera trató de tranquilizarla quitando importancia a aquel episodio

¿Qué nos importan a nosotros las disputas de esas bestias que no pertenecen a nuestra especie? No creo que haya razón para albergar ningún temor

Pero la primera rana, adelantándose a los acontecimientos, respondió:

El perdedor de la contienda tendrá que buscar refugio en otras tierras, que bien podrían ser las nuestras, y en ese caso, ese tremendo animal podría aplastarnos con su peso. Ya ves, amiga, que su disputa sí nos afecta y hasta podría terminar por costarnos la vida

Desgraciadamente para ellas, los temores de la rana resultaron justificados, puesto que, terminada la lucha, el toro perdedor se trasladó a sus tierras, y en su camino aplastó y mató a muchas de las ranas que allí vivían.

MORALEJA
Cuando el poderoso entra en reyerta, el débil permanece alerta
Las ranas y los toros Fabulas para niños
Si te gusta lo que lees, danos un +1