viernes, 24 de octubre de 2014

El perro y su imagen


anuncio
Un perro tuvo la fortuna de encontrar un hueso grande y sabroso y decidió llevárselo a casa para enterrarlo en su jardín y poder comerlo cuando gustase. En el camino, pasó cerca de un arroyo y al asomarse, vio la imagen de un perro con un hueso más grande y sabroso que el suyo.

Viendo tan apetitoso manjar en boca del otro can, pensó en arrebatárselo y así disfrutar de un botín aún mejor del que ahora gozaba. Así que, sin pensarlo dos veces, se abalanzó sobre el agua preparado para luchar con su rival por el trofeo, pero al hacerlo, no encontró rival alguno, puesto que la imagen que había visto no era sino la suya propia reflejada sobre las cristalinas aguas del riachuelo.

Confuso y decepcionado, el perro se dispuso a regresar conformándose con el hueso que había encontrado anteriormente, pero pronto cayó en la cuenta de que, al lanzarse al río, éste había terminado hundiéndose en las profundidades del mismo.

Desencantado y hambriento, el perro regresó cabizbajo entre lamentos. Su ambición le había llevado a perder su valiosa presa por conseguir otra mejor que nunca obtuvo

MORALEJA
Vale más pájaro en mano que ciento volando
El perro y su imagen Fabulas infantiles
Cuento clásico a leer: El perro del hortelano
Si te gusta lo que lees, danos un +1