sábado, 11 de octubre de 2014

El lobo y el perro flaco


anuncio
Cierto día halláse un perro paseando por los montes cuando de repente se encontró con un lobo que había salido a cazar. El perro, que estaba flaco y huesudo, apeló a su desgraciada condición para lograr que el lobo se apiadase de él, y así le dijo:

Señor lobo, ¿Qué queréis de mí si no tengo más que huesos y pellejo? Dentro de quince días es la boda de la hija de mi amo, y habrá viandas para todos. Dejadme libre ahora y entonces podréis comerme gordo, lustroso y relleno”

Pasaron los días y al alcanzarse la fecha señalada, el lobo bajó desde el monte al caserío donde vivía el perro flaco. Pero cuando lo llamó para cumplir el trato y devorarlo, éste apareció acompañado de un mastín grande y fuerte al que apodaban “Matalobos” por su fiereza.

Cuando el lobo entendió que el devorado iba a ser él, corrió y corrió con todas sus fuerzas para escapar de aquel mastín, mientras pensaba en su necedad al haber renunciado a comer al perro flaco cuando tuvo ocasión, a cambio de una promesa que el viento acabaría por llevarse

MORALEJA
Mejor es botín en mano que festín vano
El lobo y el perro flaco fabulas de animales
Nuevo cuento corto: El lobo disfrazado de pastor
Si te gusta lo que lees, danos un +1