sábado, 25 de octubre de 2014

El leon y la cabra


anuncio
Acuciado por el hambre y sin encontrar ninguna presa que llevarse a la boca, marchó el león de su territorio a explorar otros nuevos donde pudiera encontrar alimento. Así, llegó al monte y divisó una cabra, pero la agilidad de ésta al saltar de peñasco en peñasco le impedía atraparla.

Hambriento como estaba, y débil por la falta de alimento, decidió el león que era mejor servirse de la astucia para conseguir su objetivo, ya que la fuerza no podía en esta ocasión servir a sus propósitos.

Así pues, se acercó el león a la cabra, que lo observaba desde lo alto de una roca y le dijo:

Amiga cabra, no corras más, que no te sigo para devorarte, sino para invitarte a que vengas conmigo al prado. Allí puedes pastar con tranquilidad y sin poner tu vida en riesgo saltando entre estas escarpadas montañas” A lo que la cabra, precavida, repuso:

Tiene razón, señor león, en el prado se hallan hierbas más frescas, deliciosas y abundantes que en el monte, así que allí iré a pastar. Pero no antes de que usted se haya marchado bien lejos y yo me encuentre a salvo de sus fauces

MORALEJA
Si escuchas de tu enemigo consejo, terminará por costarte el pellejo
El león y la cabra Fabulas infantiles
Nuevo cuento corto: El asno vestido con piel de león
Si te gusta lo que lees, danos un +1