sábado, 15 de marzo de 2014

El depositario infiel


anuncio
Una mañana de agosto un mercader necesitaba hacer con urgencia un viaje a otra ciudad, Tenebroso de los ladrones puso su pequeñas monedas de oro y plata en una cajita y se dirigió a la casa de su mejor amigo, a quien le encomendó el cuidado de su dinero, mientras se encontraba fuera de la ciudad.

Acepto el amigo la petición más por avaricia que por buena voluntad, y así el mercader viajo. Semanas mas tarde regresó de viaje y fue en busca de su amigo, para que le devolviese su pequeño "tesoro":
-
- ¡ay amigo mio¡ no vas a creer, pero mientras viajaste unos roedores en la noche un día rompieron la caja y se fueron llevando de una en una hasta no dejar ninguna moneda. El mercader comprendiendo la avaricia de su mal amigo, no dijo nada y se fue fingiendo haberle creído su historia.

El mercader sabia que el ladrón tenia un hijo a quien estimaba y quería mucho, entonces esa misma tarde lo secuestro y escondió en su casa. Pasado unos días fue a visitar a su amigo a quien hallo llorando amargamente y entre lamentos le confesó que había perdido a su hijo.

- Ah si yo vi una águila llevándose a tu niño entre las garras: dijo el mercader

- Eso es absurdo no es posible que una águila se lleve a un niño entre sus garras

- ¿ Por que no? si los roedores fueron capaz de llevarse mis 100 monedas de plata y oro. Al instante el mal amigo comprendió la lección que le estaba dando su amigo y en el acto le devolvió sus monedas, recibiendo a cambio a su hijo de vuelta

MORALEJA
De tu dinero
no hagas a nadie cajero
El depositario infiel

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Si tienes alguna fabula o creación literaria propia que quieres que te lo publiquemos aquí, pues solo es necesario que nos las envié

Si te gusta lo que lees, danos un +1